Viajar con diabetes

27. julio 2018

Viajar con diabetes

¿Te vas de vacaciones y te preocupa llevar un control correcto de la diabetes evitando las hipoglucemias sin previo aviso?

Queremos daros algunos consejos útiles que uno debe tener en cuenta, antes y durante su viaje. Aseguramos que también con diabetes vas a pasar unas vacaciones divertidas y sin sorpresas desagradable.

Antes de irte de viaje

  • Lleva tu tarjeta de identificación de diabetes y una carta de tu médico de cabecera, en la que diga que tienes diabetes y la medicación que necesitas tomar para el tratamiento.
  • Asegúrate de llevar los suficientes suministros médicos que necesites para tu diabetes.
  • Averigua dónde puedes conseguir insulina en tu destino. Además, asegúrate de que se vende bajo el mismo nombre, para obtener la insulina adecuada en caso de emergencia.
  • Ten en cuenta la zona horaria y los cambios climáticos y si tienes que hacer cualquier cambio en tu régimen, ya que estos factores pueden afectar al funcionamiento de tu insulina y el monitor de glucosa.
  • Si vas a viajar a un país miembro de la Unión Europea, solicita la tarjeta de seguro de salud Europea gratuita (TSE). Con ello, tendrás fácil acceso a la asistencia sanitaria en ese país.
  • Incluso si tienes el TSE, es todavía recomendable contratar un seguro de viaje, ya que la tarjeta puede no cubrir la repatriación de emergencia.
  • Antes del check-in, asegúrate de que notificaste a tu aerolínea, en caso de que tienes que rellenar documentación adicional sobre tu historial médico.

Lo que no puede faltar en tu maleta

  • Divide tus provisiones de diabetes en bolsas separadas.
  • Asegúrate de llevar algunos suministros de diabetes en tu bolsa de mano, para el caso de que tu equipaje se pierda.
  • Llévate comida/snacks adicionales por el caso de que tengas que estar más horas de las esperadas.
  • Si dispones de una carta de tu médico que explique o diagnostique tu diabetes, asegúrate de tenerla contigo y revisa al menos dos veces tus medicamentos. Asegúrate también que las botellas de las píldoras llevan etiquetas de la farmacia. 

 Días largos bajo sol

Ten cuidado al estar en el sol durante mucho tiempo, ya que puede afectar tus niveles de glucosa en la sangre. Los largos períodos de tomar el sol en la playa pueden afectar tu control de la diabetes, haciendo que los niveles de glucosa en la sangre sean más altos de lo normal. Por otro lado, la insulina será absorbida más rápidamente del sitio de la inyección y esto aumenta el riesgo de hipoglucemias. Tendrás que monitorear tus niveles más a menudo o dejar que la pulsera de GlucoSentry haga las lecturas automáticamente (lee las medidas del freestyle libre sensor cada 5 minutos!) y debes estar listo para ajustar tu dieta o la dosis de insulina en consecuencia. Además, debes tener en cuenta que en determinados casos los resultados de las pruebas pueden ser engañosos – las temperaturas extremas pueden afectar la precisión del medidor. Otra cosa a considerar, si tus niveles son más altos, es si la insulina pudo haber sido dañada por el calor.

 ¿Te resulta difícil cumplir con la dieta estando de viaje?

En viajes, siempre nos enfrentamos a un montón de alimentos ricos y platos nuevos y sólo porque tienes diabetes, no significa que no puedes disfrutar de ellos. Sólo trata siempre de mantener los principios en mente y evitar demasiados excesos. Dado que los carbohidratos limpios son una parte importante de una dieta sana y balanceada, vale la pena saber qué carbohidratos estarán disponibles localmente.

 Asegúrate de que alguien sepa de tu diabetes.

Si viajas solo, es importante que alguien en el vuelo sepa sobre tu diabetes en caso de una emergencia. Avisa a una azafata cuando subas al avión. No tienes que entrar en detalles, pero deja que lo sepan por si llegas a tener una hipoglucemia.

 Almacena la insulina apropiadamente.

Mantener la insulina fría cuando estás a kilómetros de una nevera no es tan difícil como parece. En lugar de usar un enfriador con paquetes de hielo tradicionales, que necesitan ser recongelados cuando se calientan, escoge un paquete fresco, que no requiera congelación o refrigeración. Sólo tiene que correr bajo el agua fría durante cinco a 10 minutos, y los cristales en la bolsa mantendrán la insulina fría durante horas.

Apunta de antemano los hospitales y farmacias locales.

Buscar opciones de atención médica local es una buena idea. Averigüa qué farmacias y hospitales están más cerca de tu hotel antes de salir de viaje. Si te saltas este paso, pide recomendaciones al hotel. El personal puede incluso ser capaz de ayudarte a localizar a un médico si es necesario.

¡Felices vacaciones de verano del equipo de GlucoNightWatch!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GlucoNightWatch S.L.